La condorita “Inés” volvió al cielo de Epuyén

Al confirmar la noticia, desde la Asociación de Bomberos Voluntarios detallaron que “se registraron dos vuelos a gran altura de Inés, el primero lo realizó sola y, en el segundo, se encontró con dos adultos y continuaron volando”.

Desde la Asociación de Bomberos Voluntarios de Epuyén comunicaron este martes que, el ejemplar que había caído en una zona urbana, ya “comenzó a volar por los cielos de nuestro pueblo”.

En detalle, graficaron que “en el día de la fecha, 24 de agosto, en el avistamiento correspondiente al horario matutino se registraron dos vuelos a gran altura de Inés, el primero lo realizó sola y en el segundo vuelo se encontró con dos adultos y continuaron volando”.

Tras resaltar que “es una gran noticia”, desde el equipo “Acción Cóndor” recordaron que “este proceso de reintroducción del ejemplar cóndor andino comenzó el 13 de junio como resultado de la conciencia y acción comunitaria que sostuvo que Inés tenía que realizar su adaptación en su espacio natural”.

“Hoy es un día muy especial y de gran satisfacción, Inés está volando y es gracias al esfuerzo llevado a cabo por nuestra comunidad. Día a día, este esfuerzo continúa mostrando resultados positivos en su proceso de reintroducción”, concluyeron.

Cabe recordar que la pichona cayó en un sector poblado y una vecina la protegió hasta que llegaron los bomberos (en su honor se la bautizó Inés). Poco después, ante la decisión de organismos especializados para trasladarla al complejo Temaikén, en Buenos Aires, con la premisa de someterla a un proceso de readaptación, comenzó una cruzada popular que juntó más de 5 mil firmas para que sea soltada nuevamente en el lugar donde sus padres sobrevolaban todos los días buscándola.

En realidad, toda la geografía de Epuyén es un verdadero paraíso para estas aves icónicas de los Andes patagónicos, toda vez que los altos cerros circundantes –con escasa presencia humana o de depredadores- les permite un escondite perfecto para sus nidos y desde allí desplazarse a diario cientos de kilómetros hacia la meseta chubutense para obtener su comida (carroña de animales, principalmente).

Para los habitantes de la zona es habitual verlos levantar vuelo cuando las corrientes térmicas se lo permiten (cerca del mediodía), aprovechando para dar las primeras lecciones a sus pichones. En el sector hay lugares emblemáticos para observarlos, como “La Condorera”, en lo alto del Parque Municipal Puerto Bonito, o en La Angostura, a pocos metros de la ruta nacional 40, donde utilizan un par de promontorios rocosos (con el río Epuyén al medio) para enseñar a los hijuelos.

Compruebe también

Lago Puelo: hay familias que no quieren volver al lugar destruido por el fuego

Lago Puelo: hay familias que no quieren volver al lugar destruido por el fuego

El secretario de Producción del municipio de Lago Puelo, Néstor Vidal, encabezó ayer una recorrida …

Avanzan para contar en Lago Puelo con una “casa abrigo” para mujeres víctimas de violencia

Avanzan para contar en Lago Puelo con una “casa abrigo” para mujeres víctimas de violencia

El Concejo Deliberante de Lago Puelo aprobó la adjudicación al municipio de un terreno fiscal …

Dejanos tu comentario