Suben los contagios y escasean las camas de terapia intensiva en Bariloche

Ayer quedaban solo tres espacios para pacientes críticos en el hospital y ninguno en el sector privado. El Gobierno decidió reducir la circulación en las calles.

El hospital Ramón Carrillo disponía ayer solo de tres camas libres de terapia intensiva, pero ni el Hospital Privado Regional ni el Sanatorio San Carlos tenían disponibilidad en ese sector.

 

Algunas semanas atrás, el porcentaje de ocupación en terapia intensiva fue del 50%, pero el aumento abrupto de contagios en Bariloche redundó en una suba de las internaciones y por ende, en complicaciones que son derivadas a terapia intensiva.

Lo que sucedió en Bariloche es que recién pudimos salir de la primera ola en marzo. Fuimos, junto con Puerto Deseado, las localidades donde más casos hubo seguramente por el turismo que se cortó en febrero. Ahora nuevamente, vemos un aumento de contagios que se traducen en internaciones”, describió Germán Santamaría, jefe de Terapia Intensiva del hospital público.

El 27 de marzo, la ciudad registraba 581 casos activos, la cifra más baja del último tiempo. Dieciocho días después, duplicó ese número y alcanzó anoche los 1.180 contagios.

El médico terapista señaló que, en este momento, Bariloche tiene un 80% de ocupación de terapia intensiva y, un 70% de los casos corresponden a pacientes con Covid-19. “Si bien había bajado en gran medida en marzo, ahora la tendencia es a la alta ocupación de camas de pacientes graves en el ámbito público y privado. Estamos al límite de camas”, reconoció.

 

Admitió que mantiene un diálogo constante con los centros de salud privados para evaluar la situación de cada uno y conocer cuántas camas disponibles hay en la ciudad. Si bien, señaló, hay dificultades por parte de algunas obras sociales para “conseguir camas, hasta ahora se está pudiendo resolver”.

Santamaría contó que una vez que la curva de casos en Bariloche comenzó a descender a comienzos de marzo, la ocupación de camas estuvo vinculada a las cirugías oncológicas programadas atrasadas. “En ese momento, se ocuparon con patologías que antes no podían operarse. Se trató de darle cobertura a otros que estaban esperando. También hubo muchos politraumatizados, algo que tiene que ver con una mayor circulación”, sostuvo.

Mortalidad del 50%

El promedio de internación en terapia intensiva ronda de 20 a 30 días. Si bien la edad media de los pacientes internados en este sector es de 55 años, preocupa la alta mortalidad en pacientes mayores de 60.
“Hemos registrado pacientes de 23 años hasta 74. Los mayores de 60 tienen menos posibilidades de sobrevivir”, planteó.

Ocho médicos terapistas cubren las dos terapias intensivas del hospital público, junto a un plantel de 20 enfermeros y dos kinesiólogos por día. “El problema -advirtió Santamaría- es que el plantel sigue siendo el mismo, con un año sin descanso. Por un lado, tenés el estrés pero también pesa la frustración. Hay mucho esfuerzo para que los pacientes anden bien y la mortalidad es del 50%. Uno de cada dos muere”.

En este sentido, comparó el coronavirus con el hantavirus. “Con el hanta, si se supera el peor momento en los primeros días, ya se define. Acá hay pacientes que mejoran y después los cuadros se complican. Quedan secuelas. No hay que subestimar: sigue matando”, dijo.

Fuente :Diario Río Negro

Compruebe también

Vizzotti visita la región para seguir de cerca el colapso sanitario en Neuquén y Río Negro

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, llegó este domingo a Neuquén para …

«La felicidad me va a durar para siempre»

«La felicidad me va a durar para siempre»

El martes 12 de mayo lo guardará como un día único y soñado en su …

Dejanos tu comentario